Econococo

La OPEP, un ejemplo de oligopolio con colusión

La OPEP, un ejemplo de oligopolio con colusión

La OPEP, un ejemplo de oligopolio con colusión

Artículo redactado haciendo uso de ChatGPT

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) es una entidad que agrupa a los principales productores de crudo del mundo, con el objetivo de coordinar sus políticas de oferta y demanda para influir en los precios del mercado. Sin embargo, la historia de la OPEP está marcada por numerosos desacuerdos entre sus miembros, que han provocado crisis, guerras de precios y volatilidad en el sector energético.

En este artículo vamos a repasar algunos de los episodios más relevantes de la historia de la OPEP, desde su fundación en 1960 hasta la actualidad, y analizar cómo han afectado al mercado petrolero y a la economía mundial.

Los orígenes de la OPEP

La OPEP se creó en 1960 en Bagdad, como una respuesta de los países productores de petróleo a las políticas de las compañías petroleras internacionales, que controlaban el mercado y fijaban los precios a su conveniencia. Los cinco países fundadores fueron Irán, Irak, Kuwait, Arabia Saudí y Venezuela, que representaban el 75% de la producción mundial de crudo.

El objetivo inicial de la OPEP era defender los intereses de los países productores frente a las compañías petroleras, reclamando una mayor participación en los beneficios y una mayor soberanía sobre sus recursos naturales. La OPEP también buscaba establecer un sistema de cuotas de producción entre sus miembros, para evitar el exceso de oferta y mantener unos precios estables y justos.

La década de los 70: el auge de la OPEP

La década de los 70 fue el periodo de mayor influencia y poder de la OPEP en el mercado petrolero. La organización aprovechó la creciente demanda mundial de petróleo, impulsada por el desarrollo económico e industrial de los países occidentales, para aumentar sus precios y sus ingresos.

Desde sus inicios, la OPEP ha utilizado el petróleo como un arma política, para presionar a los países consumidores en favor de sus intereses geopolíticos. El ejemplo más claro fue el embargo petrolero que impuso la OPEP en 1973, como respuesta al apoyo de Estados Unidos e Israel en la guerra del Yom Kippur. Este embargo provocó una escasez de suministro y un aumento del precio del crudo, que pasó de 3 a 12 dólares por barril en pocos meses. El efecto fue una crisis económica global, con inflación, recesión y desempleo.

También se enfrentó a conflictos internos entre sus miembros, debido a las diferencias políticas e ideológicas entre los países árabes y los no árabes, y entre los moderados y los radicales. Estos conflictos se agudizaron con la revolución iraní de 1979, que derrocó al sha Reza Pahleví, aliado de Estados Unidos, y estableció una república islámica liderada por el ayatolá Jomeini. La revolución iraní provocó una nueva subida del precio del petróleo, que alcanzó los 40 dólares por barril en 1980.

La década de los 80: el declive de la OPEP

La década de los 80 supuso un cambio radical en el escenario petrolero mundial, que afectó negativamente a la OPEP. Por un lado, la demanda mundial de petróleo se redujo, debido a la crisis económica, las medidas de ahorro energético y la diversificación hacia otras fuentes de energía. Por otro lado, la oferta mundial de petróleo se incrementó, gracias al desarrollo de nuevos yacimientos fuera de la OPEP, especialmente en el Mar del Norte y México.

Estos factores provocaron un exceso de oferta y una caída del precio del crudo, que llegó a cotizar por debajo de 10 dólares por barril en 1986. La OPEP intentó reaccionar estableciendo objetivos de producción para sus miembros, con el fin de reducir el suministro y sostener los precios. Sin embargo, estos objetivos no se cumplieron, debido a la falta de disciplina y al incumplimiento de algunos países, que buscaban aumentar su cuota de mercado.

La OPEP también tuvo que hacer frente a las tensiones políticas y militares entre sus miembros, que afectaron a la producción y al transporte de petróleo. El caso más grave fue la guerra entre Irán e Irak, que duró desde 1980 hasta 1988, y que supuso un grave riesgo para la seguridad del Golfo Pérsico, la principal región petrolera del mundo.

La década de los 90: la recuperación de la OPEP

La década de los 90 supuso una recuperación parcial de la OPEP, que logró recuperar parte de su influencia y su cohesión interna. La organización adoptó una estrategia más flexible y pragmática, basada en el ajuste periódico de sus objetivos de producción, en función de las condiciones del mercado y de la demanda. La OPEP también buscó una mayor cooperación con los países productores no miembros, como México, Noruega y Rusia, para coordinar sus políticas de oferta.

La OPEP se benefició del aumento de la demanda mundial de petróleo, impulsada por el crecimiento económico de los países emergentes, especialmente China e India. La organización también se aprovechó de la inestabilidad política y social en algunos países productores no miembros, como Venezuela, Nigeria y Libia, que redujeron su producción y su capacidad. Logró mantener unos precios del petróleo relativamente altos y estables, en torno a los 20 dólares por barril, durante la mayor parte de la década. Sin embargo, también tuvo que afrontar algunos episodios de volatilidad y crisis, como la guerra del Golfo de 1991, que enfrentó a Irak con una coalición internacional liderada por Estados Unidos, tras la invasión iraquí de Kuwait; o la crisis financiera asiática de 1997-1998, que provocó una caída de la demanda y del precio del crudo.

La década de los 2000: el auge y la caída de la OPEP

La década de los 2000 fue un periodo de auge y caída para la OPEP, que vivió una etapa de bonanza seguida de una etapa de crisis. La organización se benefició del fuerte aumento de la demanda mundial de petróleo, impulsada por el desarrollo económico e industrial de los países emergentes. La oferta mundial de petróleo, en cambio, se vio limitada por las dificultades para acceder a nuevos yacimientos y por los conflictos políticos y sociales en algunos países productores.

Estos factores provocaron un desequilibrio entre la oferta y la demanda, que se tradujo en un aumento espectacular del precio del petróleo. El barril llegó a superar los 140 dólares en 2008, alcanzando su máximo histórico. La OPEP disfrutó de unos ingresos récord, que le permitieron financiar sus proyectos de desarrollo económico y social.

Sin embargo, la situación cambió radicalmente con el estallido de la crisis financiera global en 2008-2009, que provocó una recesión económica mundial y una caída de la demanda de petróleo. El precio del crudo se desplomó hasta los 30 dólares por barril en 2009. La OPEP reaccionó recortando su producción en más de 4 millones de barriles diarios, el mayor recorte de su historia, para intentar frenar el desplome.

La OPEP también tuvo que hacer frente a nuevos desafíos tecnológicos y ambientales, que amenazaban su posición dominante en el mercado petrolero. Por un lado, el desarrollo del fracking o fractura hidráulica permitió acceder a nuevos recursos no convencionales de petróleo y gas natural, especialmente en Estados Unidos. Por otro lado, el aumento de la conciencia ecológica y el compromiso con la lucha contra el cambio climático impulsaron el desarrollo y el uso de las energías renovables.

La década de los 2010: el nuevo equilibrio de la OPEP

La década de 2010 fue un periodo de grandes desafíos y cambios para la OPEP, marcado por la volatilidad de los precios, la competencia de los productores no convencionales, las tensiones geopolíticas, las sanciones económicas, la transición energética y la pandemia de COVID-19.

La volatilidad de los precios

El precio del petróleo es uno de los indicadores más relevantes para la economía mundial, ya que influye en el costo de la energía, el transporte, la industria y el comercio. El precio del petróleo depende de la oferta y la demanda, pero también de factores geopolíticos, financieros y especulativos.

La década de 2010 se caracterizó por una gran volatilidad de los precios del petróleo, que oscilaron entre los 26 dólares por barril en enero de 2016 y los 114 dólares por barril en abril de 2011. Estas fluctuaciones se debieron a diversos factores, como la crisis financiera global de 2008-2009, la primavera árabe de 2011, las sanciones a Irán y Venezuela, el conflicto en Libia y Siria, el acuerdo nuclear con Irán de 2015, el auge del fracking en Estados Unidos, el acuerdo OPEP+ de 2016, la guerra comercial entre Estados Unidos y China, el ataque a las instalaciones petroleras de Arabia Saudita en 2019 y la pandemia de COVID-19 en 2020.

Ante esta situación, la OPEP tuvo que adaptar su política de producción para tratar de equilibrar el mercado y evitar un exceso o un déficit de oferta que afectara negativamente a sus ingresos y a la estabilidad económica mundial. Para ello, la OPEP recurrió a diferentes mecanismos, como las reuniones periódicas de sus ministros, los acuerdos con otros países productores no miembros (OPEP+), las revisiones trimestrales del mercado y las declaraciones conjuntas con otros organismos internacionales.

La competencia de los productores no convencionales

Uno de los principales retos que enfrentó la OPEP en la década de 2010 fue la competencia de los productores no convencionales, especialmente de Estados Unidos, que gracias al desarrollo del fracking logró aumentar su producción de petróleo y gas natural y reducir su dependencia energética del exterior.

El fracking es una técnica que consiste en inyectar agua a presión mezclada con arena y productos químicos en el subsuelo para fracturar las rocas que contienen hidrocarburos y extraerlos. Esta técnica permite acceder a reservas que antes eran inaccesibles o no rentables, pero también tiene importantes impactos ambientales y sociales, como la contaminación del agua, el aire y el suelo, el aumento de los riesgos sísmicos, el consumo excesivo de agua y la afectación a las comunidades locales.

El auge del fracking en Estados Unidos provocó un aumento de la oferta mundial de petróleo y una caída de los precios a partir de 2014. Esto supuso una amenaza para la OPEP, que vio reducida su cuota de mercado y sus ingresos. La OPEP intentó contrarrestar esta situación manteniendo su nivel de producción para defender su participación en el mercado y presionar a los productores no convencionales para que redujeran su producción por falta de rentabilidad. Sin embargo, esta estrategia no tuvo el efecto deseado, ya que muchos productores no convencionales lograron reducir sus costos y aumentar su eficiencia.

Ante este escenario, la OPEP optó por cambiar su política y buscar la cooperación con otros países productores no miembros, como Rusia, México, Kazajistán y otros, para acordar recortes de producción conjuntos que permitieran estabilizar el mercado y sostener los precios. Este acuerdo, conocido como OPEP+, se firmó en diciembre de 2016 y se ha renovado periódicamente hasta la actualidad, con diferentes niveles de cumplimiento y ajustes según la evolución de la demanda y la oferta.

Las tensiones geopolíticas

La OPEP es una organización que reúne a países con diferentes intereses, visiones y alianzas políticas, lo que a veces genera tensiones internas y externas que afectan a su cohesión y a su capacidad de acción.

La década de 2010 estuvo marcada por varios conflictos armados, crisis políticas y sanciones económicas que involucraron a algunos países miembros de la OPEP, como Irán, Irak, Libia, Nigeria, Venezuela y Yemen. Estos acontecimientos tuvieron consecuencias en la producción, el transporte y la seguridad del petróleo, así como en las relaciones entre los países productores y consumidores.

La OPEP trató de mantener una posición neutral y solidaria ante estos problemas, respetando la soberanía de sus miembros y apelando al diálogo y a la paz. Sin embargo, en algunos casos, la OPEP tuvo que lidiar con las divergencias entre sus miembros, como las disputas entre Irán y Arabia Saudita por el liderazgo regional, el papel de Qatar en el apoyo a los movimientos islamistas o la posición de Venezuela frente a Estados Unidos.

La transición energética

La transición energética es el proceso de cambio hacia un sistema energético más sostenible, basado en el uso de fuentes renovables, la eficiencia energética y la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero. Este proceso está impulsado por el compromiso global con el Acuerdo de París de 2015, que establece el objetivo de limitar el aumento de la temperatura media global a menos de 2°C respecto a los niveles preindustriales.

La transición energética supone un desafío para la OPEP, ya que implica una disminución de la demanda de petróleo a largo plazo y una mayor competencia de otras fuentes de energía. La OPEP reconoce la necesidad de contribuir a la lucha contra el cambio climático y de adaptarse a las nuevas tendencias del mercado energético, pero también defiende el papel del petróleo como una fuente de energía indispensable para el desarrollo económico y social.

La OPEP ha adoptado varias medidas para hacer frente a la transición energética, como:

  • Promover la diversificación económica de sus miembros para reducir su dependencia del petróleo.
  • Apoyar la investigación y el desarrollo de tecnologías limpias y eficientes para el uso del petróleo, como la captura y almacenamiento de carbono o los combustibles sintéticos.
  • Participar en los foros internacionales sobre el clima y la energía para defender sus intereses y proponer soluciones equitativas y realistas.
  • Colaborar con otros actores del sector energético para mejorar el diálogo, la cooperación y la transparencia.

La pandemia de COVID-19

La pandemia de COVID-19 ha sido uno de los mayores desafíos que ha enfrentado la humanidad en las últimas décadas. La crisis sanitaria ha provocado una crisis económica y social sin precedentes, que ha afectado a todos los sectores y regiones del mundo.

El sector energético ha sido uno de los más golpeados por la pandemia, debido al confinamiento, las restricciones al movimiento, la caída del comercio y la actividad industrial. La demanda mundial de petróleo se desplomó en 2020, alcanzando su nivel más bajo desde 1995. El exceso de oferta provocó una caída histórica de los precios del petróleo, que llegaron a cotizar en negativo en abril de 2020.

La OPEP reaccionó rápidamente ante esta situación, convocando una reunión extraordinaria con otros países productores no miembros (OPEP+) en abril de 2020. En esta reunión se acordó un recorte histórico de producción de 9.7 millones de barriles diarios (mbd), equivalente al 10% de la oferta mundial. Este acuerdo

¿Te gusta? Que se sepa.....
Facebook
Twitter
WhatsApp
Telegram
A otra cosa mariposa ...

También pueden interesarte ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No te pierdas nada con el
RSS de Proyecto Simbiosis

RSS (Real Simple Syndication), es una buena forma de mantenerte al tanto de las publicaciones de este sitio web de una forma nada intrusiva. Puedes añadir el enlace a continuación a tu lector favorito, como pueda ser Thunderbird, Feedly, Innoreader, etc.

https://econococo.colectivocrecet.com/feed/rss2/

¿Eres docente y te gustaría tener un blog como este?